dijous, 1 de novembre de 2012

64 - El mal porque sí

AB

1 comentari:

IES LLOMPART ha dit...

El problema del mal es sencillo de formular, dice así: si Dios hizo el mundo y Dios es santo y infinitamente bueno, entonces ¿por qué hay tanta maldad y sufrimiento en el mundo?
¿Quien decide donde esta esa frontera imaginaria que divide lo bueno, puro y santo con lo malo, impuro y engañoso? Durante siglos han sido las diferentes religiones y sus Dioses quienes han decidido lo que es pecado y lo que no. Si Dios es tan benévolo ¿por qué permite que su hijo sea sacrificado? Pero ese acto fue considerado un sacrificio de Dios para ayudar al resto de personas, entonces...fue un acto ¿bueno o malo?
Sin ir mas lejos, en la cultura islámica los mas fervientes creyentes predican que morir en la guerra santa conduce a la salvación eterna, como también ocurrió en la edad media en el cristianismo con las cruzadas.
Yo creo que las barreras del bien y del mal nos las hemos puesto los propios seres humanos quienes han dictado leyes y normas para poder convivir en una sociedad en la que nadie moleste a nadie; el: "vive y deja vivir". Evidentemente ni matar, robar, engañar...son buenos actos pero es porque hemos nacido y crecido con esas ideas que se nos implantan desde que tenemos uso de razón y todos somos parte de esa sociedad, a la gente que se sale de las normas dictadas por el conjunto se le aísla, ahora en la prisión y antiguamente probablemente desterrandolo o lo que yo no acabo de entender colgándolos en la horca delante de todo el pueblo para usar como ejemplo que el mal te llevara esas consecuencias, eso es pura hipocresía de los altos cargos y de los verdugos quienes por sus actos también tendrían que tener consecuencias.
En la foto he puesto la cruz de cristo como representación de lo divino y del pasado donde se empezó a juzgar el bien y el mal, y el cuchillo como instrumento del mal porque es un objeto con el que si quieres puedes hacer daño a quien quieras y esta al alcance de quien lo necesite para hacerlo y lo considere ético y moralmente bien lo que está claro que para una persona cuerda que sigue leyes y pautas sociales le parecería una atrocidad.