dissabte, 31 d’octubre de 2015

¿Merece la pena mantenerse fiel a tus ideales?

Los tiempos han cambiado, estamos en una era de transición y cada vez hay mas gente con un pensamiento abierto. Los actuales ídolos juveniles llevan una vida bohemia, experimentan con su sexualidad y hacen cosas extravagantes, las cuales se hacen publicas a través de medios como las redes sociales. Esta actitud alocada y liberal ejerce una fuerte influencia en la moral del colectivo adolescente. Los jóvenes buscan la originalidad, lo extraño, lo inexplorado y esto ha desembocado en una evolución del pensamiento humano, una evolución hacia el respeto por la libertad individual de cada individuo. Pero como ya he dicho antes, estamos en una era de transición y todavía nos quedan por lo menos dos generaciones hasta que este fenómeno se lleve a cabo de forma completa. Y por lo tanto, aun sigue habiendo peligros en la actualidad. Peligros para aquellos que van dos pasos por delante y han decidido llevar al máximo su forma de ser, como yo. ¿Quién me dice a mí que mañana no puedo encontrarme con un grupo de neo nazis y recibir una paliza? ¿Y por qué? Tan solo por querer disfrutar al máximo de mi personalidad. Así pues, os planteo una cuestión... ¿Realmente merece la pena mantenerse fiel a tus ideales, a pesar de poder ser victima de algo tan grave como una agresión física? A mi parecer, es más que razonable. Samantha Hudson