dijous, 1 de novembre de 2012

60. Somos iguales

Mark Scob

1 comentari:

IES LLOMPART ha dit...

¿Sería posible una sociedad verdaderamente comunista?

Ciertamente lo que consideramos utopías, las denominamos como tal por un parecido linguistico, aunque su camino en la sociedad se haya desviado radicalmente.La corrupción y los estragos que tiene el poder en los seres de voluntad y convicción débiles.

¿No son bellos los ideales comunistas?
Si, pero en su tiempo, un solo hombre los convirtió en un tabú para el mundo occidental, ya que los convirtió en una excusa para crear una dictadura cruel.

Lo que limita la capacidad bienhechora del ser humano es el dinero, ya que desde que nació el dinero, nació el poder, ya seas débil o fuerte, alto o bajo, gordo o flaco. Apareció la avaricia, el hombre sería capaz de destruir todo lo que se pusiese ante él con tal de conservar su poder.

Cuando desaparezca el poder y el dinero, se podrá realizar el ideal comunista.